termostato electrónico

¿Quieres reducir tu factura eléctrica? La solución más sencilla y menos costosa es reemplazar sus termostatos estándar por termostatos electrónicos, mucho más eficientes y precisos. Te darás cuenta de los ahorros tan significativos al tiempo que mejora la comodidad de tu hogar.

Termostatos estándar – Lentos e imprecisos

Los termostatos estándar “sobre ruedas”, también llamados bimetálicos o mecánicos, han reinado durante un largo periodo en las paredes de las casas. Su funcionamiento es mecánico: los cambios de la temperatura causan expansión o contracción de unas hojas de metal (o de un líquido como el mercurio). Esta reacción activa un interruptor que transmite o corta la potencia suministrada al calentador de acuerdo con la temperatura establecida, es decir, el ajuste del termostato.

termostato electrónico standard

Estos termostatos tienen un gran defecto. Son lentos para encender o apagar el sistema de calefacción, lo que genera diferencias entre las temperaturas deseadas y ambientales (2 °C o más).

Consecuencias: Los ocupantes sienten molestias. Hace demasiado frío o demasiado calor, y hay que “juegar con la ruleta” para aumentar o disminuir la temperatura ambiente, lo que eleva los costos de calefacción.

Termostato electrónico – Eficaz y eficiente

El termostato electrónico programable o no, superan a los termostatos estándar en la eficiencia. Tienen un controlador electrónico pulsátil (triac), que proporciona una lectura continua de la temperatura a intervalos muy cortos (aproximadamente 15 segundos). Esta velocidad de reacción minimiza la diferencia entre la temperatura ambiente y el punto de ajuste. Esta estabilidad de la temperatura proporciona confort y ahorro energético.

termostato electrónico

Los termostatos electrónicos pueden reducir el consumo de energía un 4,5-12% por año. Esto representa un ahorro de alrededor de 100€ en costos de calefacción de una casa promedia.

Los termostatos programables pueden ofrecer importantes ahorros. Su reloj electrónico permite el ajuste automático de la temperatura. Por tanto, es posible disminuir la temperatura establecida durante ciertos períodos del día, por ejemplo por la noche cuando los ocupantes están durmiendo o por el día y el fin de la semana cuando están ausentes. A través de la programación, la temperatura se restablece automáticamente antes de despertar o volver a casa. Una disminución de 3 °C durante un período de 8 horas resulta en una reducción del 4,5% de los costos de calefacción, y sin la menor incomodidad.

Sin embargo, se debe prestar atención a las excesivas caídas de temperatura, especialmente si la casa está sufriendo de problemas de humedad que causan moho o condensación en las ventanas, por ejemplo. Una disminución radical de la temperatura, podría provocar molestias si la temperatura normal se restablece antes del amanecer o al volver a casa después de estar ausentes. Además, la alta humedad relativa aumenta si el aire es demasiado frío. Por ejemplo, una tasa razonable del 35% de humedad a 22 °C se incrementará a 50% si el aire se enfría a 16 °C. En un clima muy frío, la humedad podría causar condensación en las ventanas y en superficies de las paredes con poca ventilación (armario, detrás de un mueble, etc.).

Las áreas de la casa que exigen más calefacción, así como las salas de espacio abierto, deben ser el primer objetivo para la instalación de termostatos electrónicos.

Con la instalación de un termostato electrónico conseguiremos reducir enormemente el consumo de energía y aumentar el rendimiento de nuestro equipo de calefacción, además de alargarle la vida útil considerablemente debido a que el termostato ajusta mucho mejor los tiempos de funcionamiento y de parado.

Written by Manel