Caldera De Calefacción Por Agua

La idea de mantener el ambiente de una casa a una temperatura adecuada cobra una especial importancia en pleno invierno. En este sentido, uno de los sistemas de calefacción que más se utilizan es el que se compone de una caldera y de un circuito formado por radiadores con agua.

A continuación os explicamos los pormenores que caracterizan a este recurso térmico tan demandado.

Algunos de los mejores precios y marcas en calderas

Ver otros modelos de calderas.

¿Cómo funciona la calefacción por agua?

calefaccion por aguaLos sistemas de calefacción por agua caliente se basan en instalar, en toda la vivienda o en la parte de la casa que se desea, un circuito cerrado de tubos por donde pasa agua a presión. El agua está a una temperatura elevada, ya que ha aumentado de grados gracias a la acción de una caldera que se encuentra al inicio del circuito y que, de hecho, constituye el eje central del mismo.

El sistema cuenta con bombas circuladoras que impulsan el agua para que se mueva por las tuberías y  llegue hasta los radiadores, que son las fuentes que emiten calor al ambiente y que, si funcionan de forma correcta, dotan al hogar de una temperatura uniforme.

Las características generales que tiene este circuito cuentan con ciertas variantes en función, por ejemplo, de la energía con que funciona la caldera, que es el punto central de la infraestructura térmica.

Tipos de combustibles para calderas

El dispositivo de calefacción con radiadores de agua genera calor a partir de distintos combustibles. Así, la caldera puede funcionar con gas natural, gasóleo C o gas propano. En las ciudades, la energía que se suele utilizar para poner en marcha el sistema de calefacción es el gas natural, mientras que en zonas rurales apartadas, donde no llega el gas natural, la mayoría de calderas trabajan con gas propano o gasóleo C.

¿Qué combustible es mejor?

Desde un punto de vista térmico, tanto el gas propano como el gasóleo C cuentan con una capacidad calorífica algo mayor que el gas natural. Además, el propano se puede almacenar de distintas formas, tanto en depósitos (individuales y colectivos), como en recipientes pequeños situados en el exterior del hogar. Si se siguen preceptos medioambientales, el gasóleo es la energía menos limpia de las tres.

En este sentido, las llamadas calderas de condensación, que producen agua caliente con un alto rendimiento y a bajas emisión de dióxido de carbono, son las más respetuosas con la ecología (aunque su precio es elevado).

Aquí puedes ver otras calderas

Leave a Reply