Calderas Eléctricas – Rendimiento y Eficiencia

Los sistemas de calderas eléctricas traspasan calor a la casa a través del agua. Hay 3 componentes principales del sistema que son:

  1. Una caldera, en la que se calienta el agua.
  2. Una bomba que impulsa el agua de la caldera a través de las tuberías y que se distribuirá a través de los radiadores.
  3. Los intercambiadores de calor, como radiadores o zócalos de calefacción que distribuyen el aire caliente en las habitaciones.

La caldera eléctrica es una unidad compacta, donde los elementos calefactores están sumergidos en el agua. El agua se calienta directamente, ya que se pone en contacto con los elementos, antes de que se distribuya a otras partes del sistema.

Debido a su tamaño compacto, las calderas se pueden instalar en armarios o en cualquier lugar cerrado ya que al ser eléctricas no necesitan ventilación. La instalación es sencilla, ya que las únicas conexiones necesarias son una conexión con el suministro de agua de la red y a una fuente de electricidad.

El rendimiento de las calderas eléctricas dependerá de cómo y dónde se instalen, pero hay varias maneras para obtener un rendimiento y una eficiencia máxima.

Top 6 de las mejores calderas eléctricas

Ver otros modelos de calderas eléctricas.

Rendimiento y eficiencia de las calderas eléctricas

calderas electricas

Una de las maneras más fáciles de mejorar la eficiencia de la calefacción en su hogar es mediante la instalación de termostatos. Los termostatos evitan un calentamiento innecesario controlando siempre la temperatura del lugar.

Los termostatos pueden ser programados para ajustar las temperaturas si no hay nadie en la casa, aumentarla antes de irnos a la cama, o bajarla mientras estamos durmiendo. Este tipo de ajustes ayudará al sistema para que sea mucho más eficiente consumiendo el mínimo de energía y aportando el máximo rendimiento.

También puede mejorar la forma en que el calor se distribuye en su casa. Los sistemas por gravedad (termosifón), son menos eficientes que los sistemas que incluyen una bomba de impulsión.

Las temperaturas en el hogar pueden fluctuar mientras que el calor se distribuye, y si hay un mal funcionamiento del termostato, puede pasar algún tiempo antes de que se restablezca la temperatura. La adición de una bomba de baja presión, o reemplazar el depósito de expansión abierto con un tanque presurizado sellado puede mejorar problemas de circulación.

El control de las temperaturas de las zonas de su casa puede ser otra manera de mejorar la eficiencia del Sistemas de calefacción. A veces puede ser poco práctico tener todas las áreas de su casa a las mismas temperaturas. Se pueden utilizar diferentes sistemas para regular la temperatura en áreas específicas, mediante la instalación de controles en cada zona. Las unidades se pueden configurar para el control automático de los termostatos, y pueden controlar a distancia o de forma automática.

La caldera eléctrica también puede proporcionar una gran flexibilidad, ya que se puede instalar en diferentes configuraciones. Todas las funciones de calefacción y de control se pueden manejar de forma automática a partir de un panel de control. La temperatura del agua se puede controlar y ajustar con el termostato a una amplia gama de temperaturas, con ambos límites alto y bajo electrónicamente.

Debido a que a menudo parecen ser capaces de ofrecer cerca de 99% de eficiencia, las calderas eléctricas son muy populares. No se requiere el consumo de combustibles fósiles, y hay menos emisiones de la combustión de cualquier material. De maneta que son consideradas como relativamente ecológicas. Las calderas eléctricas requieren de muy poco mantenimiento, ya que hay menos piezas de funcionamiento, mientras que también son mucho más fáciles de instalar.

Aquí puedes ver otras calderas

Leave a Reply