El Suelo Radiante – Principio De Funcionamiento

Vamos a conocer uno de los sistemas de calefacción que van tomando una mayor relevancia en los últimos años, se trata de los sistemas de calefac­ción por suelo radiante. Para su estudio, vamos a partir de los principos básicos de funcionamiento, los componentes que lo forman y presentaremos un proce­so de instalación de la mano del fabricante UPONOR.

Principio de funcionamiento del suelo radiante

El principio básico del sistema consiste en la impulsión de agua a media temperatu­ra (en torno a los 40 °C) a través de circuitos de tuberías.

La instalación consta de uno o varios colectores de alimentación de los que parten los ramales de ida y retorno que se desarrollan en el circuito de los emisores de calor bajo el pavimento, convergiendo en uno o varios colectores de retornos.

suelo radiante

La cantidad de agua circulante por la instalación de los emisores de calor está rela­cionada con la aportación calorífica demandada y las pérdidas de carga de los dife­rentes circuitos subsidiarios de unos mismos colectores . Para lograr lo anterior el colector de alimentación va equipado con válvulas detentor, normalmente regula­das a mano.

El resto de componentes exigibles al sistema (centralita, circulador/es, purgadores, etc.) son similares a los del sistema por radiadores, diferenciándose, no obstante, en los de control de temperaturas: así como en los sistemas por radiación se confiaba en la centralita y en una sonda de temperatura exterior complementada con el ajus­te proporcionado por la manipulación del usuario sobre el radiador, en los suelos radiantes el último ajuste viene proporcionado por los termostatos de habitaciones que, normalmente, actúan mediante un actuador (que suelen ser motores eléctri­cos) sobre válvula de 3 vías del grupo de impulsión.

En la actualidad, los sistemas de calefacción por suelo radiante destinados a uso residencial se dividen en tres grupos, según la estructura de montaje de su capa emisora de calor:

  • Sistema de montaje tradicional.
  • Sistema de montaje con difusores.
  • Sistema de montaje para renovación.

Sistema de montaje tradicional

Se utiliza como regla general como sistema de calefacción por suelo radiante.

La capa de mortero de cemento por encima de tubos almacena la energía calorífica aportada por el caudal de agua caliente que circula a través de las tuberías y esta energía es cedida al pavimento. El pavimento emite la energía al ambiente a calefac­tar por medio de radiación y de convección natural. El espesor de la capa emisora, dependiendo del panel aislante y la tubería escogidas, oscila entre los 8,6 y los 9,5 cm.

Sistema de montaje con difusores

Se aplica al caso particular de pavimentos construidos con tarima de madera sobre rastreles.

El hecho de existir huecos de aire entre la superficie superior del mortero de cemen­to y la tarima imposibilita utilizar el sistema tradicional.

El sistema se basa en el montaje de una superficie de aluminio (difusores) clavada sobre la superficie de rastreles y bajo la tarima. Los difusores transmiten homogé­neamente a la tarima el calor aportado por los circuitos que discurren insertados en los difusores.

suelo radiante con difusores

El proceso de rastrelado debe realizarse en primer lugar, procurando una correcta fijación al suelo. Los rastreles se deben montar con una distancia entre ellos de 30 cm y con una altura mínima de 30 mm.

En el montaje de los rastreles y de los difusores es recomendable no prolongar sus filas hasta límite, de manera que en los rastreles nos quede una distancia mínima hasta la pared de 20 cm. De esta forma permitimos el curvado de las tuberías.

Para evitar que la tarima esté en voladizo, en los extremos próximos a las paredes se han de colocar dos filas de rastreles, una en cada pared perpendicular al sentido de montaje, a modo de rodapié sobre los que se apoyará la tarima.

El aislamiento térmico del sistema se realiza colocando entre filas de rastreles man­tas de fibra de vidrio o de poliuretano.

Con el suelo ya rastrelado y aislado debe procederse al clavado de los difusores de aluminio, de modo que cada difusor quede montado sobre dos rastreles distintos para asegurar un correcto apoyo.

El circuito de los emisores de calor se dibuja sobre los difusores, insertando las tuberías en las aberturas que tienen realizadas. Siempre que exista espacio sufi­ciente para ello, trazar circuitos en doble serpentín; en caso de espacios calefacta­dos muy reducidos donde el doble serpentín sea imposible, los circuitos se configu­rarán en simple serpentín.

Una vez se han colocado los circuitos se colocará la tarima clavada a los difusores a los rastreles a través de su plano de contacto, teniendo en cuanta lo siguiente:

Evitar colocar madera con humedad fuera de normativa UNE.

Asegurar un total secado del forjado y, en caso de dudas, colocar film antihumedad .

Sistema de montaje para renovación

Las características fundamentales son su reducida altura de suelo necesaria y su reducido peso. Por ello, este tipo de montaje es para aquellos casos en los cuales existe una limitación de la altura de suelo disponible o cuando la estructura del edi­ficio no permite una sobrecarga de peso sobre los forjados.

Hay dos tipos de sistemas Uponor para renovación:

  • Con difusores: En estos casos el espesor de la capa emisora es tan solo de 1,5 cm. Sobre el suelo base se colocan paneles de renovación de poliestireno expandido. Estos paneles van provistos de unos rebajes realizados para colocar los difusores del sistema de calefacción. Una vez montados, se procede a trazar el circuito con una distancia entre tubos que, por lo general, es de 18,5 cm.

Se recomienda circuitos de longitud inferior a 60 m para no provocar pérdi­das de carga excesivas.

Finalizado el montaje de la capa emisora se coloca el pavimento, utilizando como sistema de fijación a la capa emisora el sistema habitual para el pavi­ mento escogido.

  • Con canaletas: Aquí el espesor de la capa emisora es de 4,5 cm, si el suelo ya dispone de aislamiento propio; en caso contrario se debe añadir el espesor del panel liso de poliestireno expandido a colocar bajo las canaletas.

fijacion con canaletas

Este sistema se construye con una capa de mortero de cemento, por lo que, como paso previo, debe colocarse en los perímetros de todas las áreas a calefactar zócalo perimetral para que absorba las dilataciones inherentes al mortero de cemento al calentarse.

Sobre el suelo base se colocan las filas de canaletas de sujeción (imagen superior) de 0,5 m de longitud, con una separación entre filas de aproximadamente 1 m, unidas entre sí por sus extremos.

Los circuitos de los elementos emisores se trazan, fijados a las canaletas, en espiral o doble serpentín. Se recomienda circuitos de longitud inferior a 60 m, para no provocar pérdidas de carga excesivas .

Por último, se vierte una capa de mortero de cemento de 3 cm sobre la generatriz superior de las tuberías emisoras y, cuando se haya secado, colocar el pavimento seleccionado para el local. Como en el tipo anterior, siempre que haya riesgo de humedades es recomendable colocar film anti­humedad.

Leave a Reply