Mantenimiento De Calderas – Consejos

Las calderas son equipos muy caros de reparar y aún más si hay que reemplazarlas, así que es conveniente hacerles un plan de mantenimiento anual para mantener su caldera en óptimas condiciones.

El mantenimiento regular no sólo le ahorrará dinero a largo plazo, también podría salvarle la vida, ya que una caldera defectuosa puede ser un peligro potencial para tu hogar y tu familia.

mantenimiento de calderas

También es importante tener en cuenta que una caldera revisada y con su mantenimiento al día es más eficiente, por lo que se verá reflejado en tus facturas de energía. Por suerte, el mantenimiento de calderas no es particularmente difícil, especialmente si sigue algunas de las siguientes recomendaciones:

Mantenimiento de calderas anual

Su caldera deberá ser revisada una vez al año por un técnico especializado y acreditado en el mantenimiento de calderas, incluso si parece estar en buen estado de funcionamiento. El técnico debe revisar, por lo general, todas las piezas y limpiar los componentes. Al final de verano es un buen momento para organizar el servicio, así puede estar seguro y tranquilo de que su caldera estará en óptimas condiciones para los meses de invierno.

Funcionamiento programado

Las calderas pueden presentar problemas si no se utilizan regularmente. Por eso para un buen mantenimiento de calderas los expertos recomiendan que se encienda la calefacción durante diez o 15 minutos de vez en cuando durante los meses de verano, sólo para mantener la caldera funcionando y que no surjan problemas debido al no funcionamiento de la misma.

Controlar la baja presión

mantenimiento de calderasLas calderas pierden presión con el tiempo, lo que puede causar que su funcionamiento se produzca de manera ineficiente. Compruebe el indicador de presión en la caldera si puede y, si es necesario, meta más presión al circuito. Si no está seguro de lo que hace o de la presión óptima que necesita el circuito póngase en contacto con un técnico especializado o consulte el manual.

Purgar los radiadores

Si sus radiadores están más fríos en la parte inferior que en la parte superior, o escucha ruidos raros al tener la calefacción encendida, eso quiere decir que hay aire en el sistema. Por lo tanto, se necesita soltar el aire purgando los radiadores. Si no se hace, el sistema no estará funcionando de manera eficiente, haciendo que los indicadores de presión varíen y no se consiga climatizar adecuadamente las diferentes zonas.

Desconectar la calefacción antes de purgar los radiadores, a continuación gire la llave de purga hacia la izquierda  y debe escuchar un sonido sibilante cuando se escapa el aire. Cuando el agua empiece a gotear, cerrar la válvula y el trabajo estará terminado, aunque es posible que tenga que subir la presión de la caldera.

Señales de advertencia

Las fugas, grietas, ruidos o marcas de hollín negro, quiere decir que tiene un problema. Así que revise su caldera con regularidad y esté muy atento a cualquier señal de advertencia. Cuanto antes se detecte y se repare mejor, antes de que se cause una avería más grave. También es conveniente asegurarse de que cualquier respiraderos externos como conductos, estén libres de obstrucciones y suciedad.

El color de la llama

La llama de la caldera debe ser de un azul fuerte y claro. Si parece amarilla o ahumada, podría haber algo mal y se debería de llamar a un técnico de inmediato.

Limpiar el desorden

Si su caldera se encuentra en un armario, trastero o garaje, etc. tiene que tener siempre en cuenta que las calderas necesitan ventilación, por lo que el espacio alrededor del aparato debe mantenerse libre de obstáculos. Su caldera también tiene que tener un fácil acceso, por lo que asegúrese de mantener su espacio razonablemente ordenado.

El técnico debe ser capaz de aconsejarle sobre si su caldera tiene una ventilación adecuada o no.

Vigilar las tuberías

Cuando la temperatura cae por debajo de cero, la tubería de condensado exterior de la caldera se puede congelar. Si esto ocurre la caldera se parará como medida de seguridad y se quedará sin calefacción hasta que solucione el problema. Puedes derretir el hielo echando con agua caliente sobre el tubo, pero se puede evitar que la caldera se congele al aislar las tuberías o al mantener la calefacción en un nivel constante cuando hace mucho frío.

Detector de gases

Una caldera defectuosa puede producir monóxido de carbono, un gas que no se puede ver, oler o saborear. El monóxido de carbono puede matar, por lo que cada hogar debe tener un detector de monóxido de carbono con una alarma. Póngalo cerca de la caldera y compruébelo todos los meses para asegurarse de que está funcionando correctamente.

Aquí puedes ver otras calderas

Leave a Reply