Termostato frigorífico – Problemas y soluciones

Un termostato frigorífico en mal funcionamiento por lo general se manifiesta en la incapacidad de la nevera para conservar los alimentos a la temperatura adecuada. Si sus alimentos tienen cristales de hielo o los líquidos se mantienen calientes, entonces es probable que el termostato sea el culpable. Pero, ¿cómo saberlo a ciencia cierta?

El mando del termostato se puede establecer de forma incorrecta. El mando del termostato puede ser noqueado accidentalmente durante el uso de la nevera. La temperatura óptima para mantener la comida fresca es de entre 4 y 7 grados centígrados. Si todavía conserva el manual del fabricante, sigue las instrucciones para poner la temperatura óptima. Comprueba la temperatura después de una hora utilizando un termómetro y asegurarte de la temperatura en el interior del congelador.

termostato frigorífico

Mientras estás en ello, comprueba que los productos que tengas en el congelador estén perfectamente congelados y no están blandos . Estos son signos reveladores de que el termostato está funcionando mal.

Problemas eléctricos en el termostato frigorífico

Puede haber un problema con el suministro de corriente eléctrica al refrigerador. Si el mando del termostato está configurado correctamente, pero los alimentos no se conserva en sus temperaturas correctas, es posible que haya un problema con el suministro de la corriente eléctrica. Si tienes algunos conocimientos de electricidad y eres un poco manitas puedes mirar en el termostato haciendo lo siguiente.

El termostato es el que pone en marcha el frigorífico, podríamos decir que es el interruptor. Así que primero desconecte el frigorífico de la corriente eléctrica para evitar un accidente.

Una cubierta de plástico generalmente encierra el termostato y puede que tenga que quitarla antes de poder hacer unas comprobaciones. Levante y retire la cubierta de plástico con cuidado para que no se arrastre hacia fuera o dañe los cables en el proceso. Después de haber quitado la tapa, compruebe que el circuito se cierra con un comprobador de continuidad, pero sólo si está absolutamente seguro acerca de cómo utilizarlo. Para comprobarlo tan sólo tienes que colocar el comprobador de continuidad en las 2 bornas del termostato frigorífico y accionarlo. Si el circuito se cierra, entonces puedes estar seguro de que el problema está en otra parte. Llame a un servicio de reparación profesional que pueda investigar más a fondo en torno a localizar y determinar la raíz del problema.

Leave a Reply